jueves, 20 septiembre 2018
Buscar Aqui
Ciudad y Estado
(ej: Miami, FL)
Limpiezas del Lente E-mail

 

Los anteojos se deben limpiar todos los días, por lo menos una vez. Se recomienda, realizar la limpieza humedeciendo el anteojo y luego secándolo con un paño suave o papel tissue. Este procedimiento, de humedecer el anteojo servirá para remover las partículas de polvo y tierra que se depositan sobre la superficie de los cristales evitando el rayado de los mismos.


lentesSi usted, usa cristales con tratamiento antirreflejos o cristales orgánicos, podrá observar que estos se ensucian con mayor facilidad que otros cristales. Para limpiarlos, es necesario hacerlo humedeciéndolos con un líquido apropiado para limpieza de cristales antirreflejantes y deberá secarlos luego preferentemente, con un paño especial de micro fibra, o con papel tissue.


En el caso en que, no posea el líquido limpiador, podrá limpiarlos humedeciendo el anteojo con agua y jabón Neutro. En cuanto a la Limpieza del armazón o montura, se recomienda lavarlo con abundante agua y jabón neutro, pudiendo utilizar un cepillo para limpiar las zonas donde, es más difícil acceder como las plaquetas y porta plaquetas (zona de apoyo nasal).


Muchas dermatitis por contacto directo con el metal de las gafas, se deben al efecto corrosivo del sudor a largo plazo, causante de la pérdida del revestimiento del armazón. Por eso de vez en cuando, además de la limpieza diaria con un paño suave de algodón, no está de más el lavado de las gafas y cepillado de la montura con agua templada el agua muy caliente podría estropear los adornos y protecciones plásticas de la montura y jabón de ph neutro.


Insistiremos especialmente, en aquellas zonas de contacto directo de las gafas con la piel y el cabello (las "patillas" por ejemplo). En el lavado de los anteojos metálicos, procuraremos abrirlas hacia arriba para evitar cuando dejemos caer el chorro de agua sobre ellas que se moje el interior de las fundas plásticas que recubren los extremos de las "patillas"(terminales).Además, del polvo y el sudor, otros productos de uso relativamente habitual, también estropean el material de las monturas. Si usamos colonia, loción, o algún tipo de fijador prestaremos atención a sacarnos las gafas antes de su aplicación y lavar al final del día las zonas de la montura que han estado en contacto con el cabello. Nos sacaremos, las gafas con las dos manos para que no se deformen, sin dejarlas sobre la mesa apoyada sobre sus lentes.

 
Red de Sitios Latinos
 
Latinos